martes, 10 de febrero de 2015

DUÈRMETE NIÑO, DUÈRMETE YA.....¡ PERO EN TU CAMA!

Cuando el miedo a la oscuridad y al “cuco” se apodera del niño o niña, entonces la cama de los padres es el somnífero preferido; pero para muchos padres es una orquesta de llantos acompañados de gritos nocturnos que prefieren darle un ladito al niño, para evitar trasnocharse y no llegar tarde a sus trabajos.

Los estudios recomiendan que desde el principio el bebé debe dormir en su cuna, para evitar el famoso “colocho” (cama familiar y la práctica donde el bebé y los niños pequeños duermen con sus padres). Algunos padres deciden llevar al niño o niña a sus camas cuando están enfermos, en ocasiones se puede permitir, pero se debe tener mucho cuidado, porque se puede convertir en hábito. Les puedo sugerir “mejor coloquen una colcha al lado de su cama y acompañen durante la noche”.
¿Dormir sólo?
Durante las primeras semanas, desde el nacimiento, los padres prefieren dormir con el nuevo bebé, para estar al cuidado de ellos y satisfacer sus necesidades del bebé.
Lo ideal es que entre los tres y seis meses el niño empiece a dormir solo en su cuarto, esto será un paso al desarrollo de la autonomía. Para los padres lograr que los niños duerman en su cama o cuarto, es un paso a recuperar su intimidad y vida sexual.
Alrededor de los dos años algunos niños y niñas insisten en dormir en la cama de sus padres, porque:
  • Anteriormente se les permitió que durmieran con ellos, siempre es recomendable hablar con los niños.
  • También puede ser que empiezan aparecer algunos miedos como a la oscuridad o monstruos, en este caso es recomendable brindarles seguridad y contenerlos.

Entre los dos y tres años los niños pueden ser vulnerables a la ansiedad por separación. Poco a poco a partir de los cuatro años empezará aceptar la separación parcial, porque esta edad ya van al colegio y van a jugar a la casa de amiguitos.
La cama de los padres en un placer
Los niños y niñas ven en la cama de los padres “un vientre”; es decir, un lugar donde son protegidos, contenidos, donde nada malo les puede ocurrir, porque sencillamente los padres son como un amuleto que ahuyenta a los fantasmas inimaginables.
Los padres me han comentado que les han decorado el cuarto a sus niños o niñas de sus personajes favoritos, la famosa lamparita (que cambia y varía de intensidad de luz), pero por más que hagan “sus hijos prefieren la cama kingsize de los padres a la pequeña twin de ellos”.
He escuchado padres y madres que han negociado la cama de ellos por la de sus hijos y se han percatado que no es el cuarto ni la cama, sencillamente son los padres como almohadas al lado de ellos.
Tráfico nocturno
Pasar toda la noche del cuarto de los niños y niñas al cuarto de los padres se vuelve agotador y muchas veces dormir juntos, más que un somnífero para los niños, es un tranquilizante y relajante para los padres.
He escuchado ”ya lo estábamos logrando, pero anoche decidimos darle un lugarcito, porque llevaba tres noches durmiendo solito”.
Rutina 

Padres cada vez que el niño se cambie de cama, cada vez tenemos que llevarlo de vuelta, recordemos que la cama de los padres es un lugar de intimidad y descanso.
Comprendo que en ocasiones los padres tienen la necesidad de dormir con los hijos abrazaditos y más cuando llueve, pero de verdad sería corrernos un riesgo que se puede volver costumbre si no se establecen parámetros.
Tenemos que establecer una rutina:
  • Lo primero tener una hora para dormir.
  • Contarle cuentos y despedirlos antes de dormir, es muy agradable y produce confianza y seguridad.
  • Si el niño tiene su cama, que duerma en su cama.
  • Empecemos a ver a nuestros hijos como niños y niñas en crecimiento y no como nuestro bebé dependiente eterno.
Si son padres separados, por favor compartan las rutinas antes de dormir… recuerden un trabajo sincronizado, nos ayudará a establecer un buen hábito de dormir.
¡Padres y madres! La rutina y confianza en nosotros mismos será nuestra mejor aliada, aquí es donde les pregunto ¿qué prefieren, un par de noches trasnochándose o varias noches en el tráfico nocturno y con el niño(a) en su cama?

-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada