lunes, 2 de febrero de 2015

RETRASO EN EL LENGUAJE DE ORIGEN AUDÍGENO. DÉFICIT AUDITIVO.



" El oído es el órgano de la educación " .... ya lo decía Aristoteles hace siglos. Si no se oye bien no se hablará bien. 

El primer estudio científico que mostró los problemas de lenguaje en niños con otitis medias fue publicado en 1969. Desde entonces, investigadores de varios países comprobaron que hasta un 60% de los niños con otitis medias pueden tener ese tipo de problema por un sin número de factores. La doctora Balbani, quien ha publicado trabajos sobre el tema, señala que una de estas causas son que la secreción pasa a ocupar el lugar del aire en el oído medio, perjudicando la transmisión del sonido y provocando que los niños oigan sonidos distorsionados.
Asimismo, que las toxinas bacterianas y las sustancias químicas producidas por los glóbulos blancos presentes en el oído medio, pasan al oído interno lesionando sus células, y por último que la fluctuación de la audición de los niños, aunque sea solamente en un oído, perjudica el desarrollo de las áreas cerebrales envueltas en el lenguaje. Es en este punto en que la doctora Balbani enfatiza que “años después, esto puede traer consecuencias como déficit de aprendizaje escolar y dificultad para la lectura”.
Normalmente el lenguaje aparece durante el primer año de vida y acompaña a casi todas las actividades humanas. Aparentemente su adquisición no requiere un esfuerzo especial, pero hay que tener en cuenta que el niño no nace “capaz de hablar”, sino que la interacción adulta, generalmente en el contexto de la familia, poco a poco va consiguiendo hacerle capaz de hablar. Los padres deberían observar si el niño no habla entre los 18 meses y los 3 años, y no entre los 2 años y medio y los 5 años, que es donde se produce el mayor número de consultas por retraso en el habla.
La doctora Balbani explica que los padres deben tener en mente que los niños ya son capaces de reconocer voces y sonidos cuando están en el útero, y los tres primeros años de vida son críticos para el desarrollo del lenguaje. “A los 18 meses el vocabulario de los niños tiene un promedio de 50 palabras y a los tres, unas mil. Si en este período se presentan otitis medias agudas repetidas u otitis secretora, el niño puede parecer desatento y lento para hablar, o incluso cambiar las palabras. Entonces es importante visitar al médico”.
La evaluación del pediatra o el otorrinolaringólogo y los exámenes complementarios como la audiometría infantil o la timpanometría, entre otros, permiten diagnosticar eventuales pérdidas auditivas e iniciar un tratamiento precoz. La doctora Balbani explica que con un tratamiento adecuado -con medicamentos, cirugía o terapia con fonoaudiólogo- los niños con otitis medias recuperan el padrón normal de adquisición del lenguaje y se evitan futuros problemas de alfabetización escolar.
Os enlazo un documento muy interesante realizado por J Fontané-Ventura donde nos habla del retraso del lenguaje por causas auditivas. Pinchar debajo de la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada