miércoles, 24 de febrero de 2016

MINDFULNESS: ¿ MODA PASAJERA O RECURSO EFICAZ?






Si insertamos la palabra “mindfulness” en cualquier buscador de la web podemos percatarnos de la actualidad y gran difusión que está teniendo en diferentes ámbitos: educativo, clínico y empresarial. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿qué subyace a esta presencia mediática? ¿Se trata de una simple moda o de una técnica eficaz que puede favorecer una calidad de vida mayor? Para nosotros, educadores y educadoras, ¿es recomendable su puesta en práctica en el aula?
En estos últimos años hemos experimentado grandes avances en cuanto a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación se refiere. Desde cualquier lugar del mundo, en un instante, podemos intercambiar impresiones, ideas, emociones, sentimientos, pensamientos… Esto nos lleva a creer poseer la capacidad de multilocación y, más aún, de multitasking.

A primera vista, puede parecer signo de eficacia, sin embargo, a medio plazo, genera menor rendimiento, sobrecarga, estrés, trastornos de sueño, ansiedad, fatiga… abocándonos irremediablemente hacia el síndrome del déficit de atención ante la incapacidad de procesar tanta marea informativa y, como consecuencia, produce malestar y frustración, al tomar conciencia de que el momento presente, el único del que podemos disponer, se nos ha ido de las manos. Es tal la dispersión generada que nuestra mente y nuestro corazón está en todo menos en el aquí y el ahora
Para estar en el momento actual, es necesaria una predisposición: silencio interior y exterior. Pues bien, la práctica de mindfulness, “atención plena o conciencia plena”, nos puede ayudar a ello, aprendiendo a gestionar, de manera intencional, el presente, sin dejarse atrapar por pensamientos, emociones, sentimientos, deseos… de modo que cambia la percepción de la realidad y, por ende, la respuesta ante ella será diferente, nueva, creativa.

Esta técnica surgió hace más de 2500 años, siendo identificada por algunos con el Budismo. En Occidente, es relativamente reciente. Hace más de 30 años, el Dr. Jon Kabat-Zinn, fundó la Clínica de Reducción de Estrés basada en Mindfulness (Centro Médico de la Universidad de Massachusetts) con el objetivo de reducir el estrés y la ansiedad a través de la meditación, con unos resultados muy positivos a fecha de hoy. En España, su presencia es más actual. En 2004, Andrés Martín Asuero, Doctor en Psicología, introduce el programa de Jon Kabat-Zinn a través de la creación del Instituto “Esmindfulness”. También contamos con otras personalidades que han contribuido en su implementación, tales como el Dr. Vicente Simón, médico, psiquiatra y catedrático emérito de Psicobiología (Universidad de Valencia), fundador de la Asociación Española de Mindfulness (AMIND) y el Dr. José Javier García Campayo, médico, psiquiatra en el Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza), profesor titular en la Facultad de Medicina y director del “Master en Mindfulness” (1ª Edición, 2013) en la misma Universidad, donde el pasado mes de octubre organizó el I Congreso de “Tradición Cristiana y Mindfulness”.

Aun teniendo su origen en una religión Oriental, sin embargo, como técnica, puede ser utilizada en cualquier ámbito educativo siempre y cuando no se introduzcan en las meditaciones sugestiones personales que obedezcan al sistema de creencias, valores, cosmovisiones… del profesorado o de quien guíe la meditación.
Está demostrado que, como herramienta, es muy eficaz para la mejora de nuestra vida física y psíquica, en estos tiempos donde el estrés, la ansiedad, la fatiga… son el síntoma de miles de personas, también de nuestros educandos. Por ello, desde distintas instancias educativas, como son los Centros del Profesorado, se está promoviendo la formación de personal docente para que pueda llevar a cabo esta práctica en sus aulas.


Autor: Óscar Álvarez Rosales

Asesor Provincial de Religión, CEP de Granada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada