martes, 3 de mayo de 2016

¿ CONOCES LA DMT ( DANZA MOVIMIENTO TERAPIA) ? Y LA EXPERIENCIA EN SU INTERVENCIÓN EN NIÑOS.






Hace unos  días descubrí la DMT , la danza movimiento y terapia para intervenir con niños, es una especialidad en psicoterapia que utiliza el cuerpo y sus expresiones no verbales como un proceso para promover la integración emocional, social, cognitiva y física del individuo.

Los niños comunican a través del movimiento antes de empezar a hablar y la DMT les ayuda a expresar sentimientos, angustias y miedos que no pueden describir con palabras, por no contar con una fluidez verbal desarrollada. Además, la DMT ofrece una vía de trabajo que usa el lenguaje mismo del niño: el creativo.
 
Podemos trabajar con materiales plásticos (como tinta, ceras, rotuladores, arcilla), con instrumentos que estimulan el movimiento (pelotas, telas, cuerdas, etc.) o sin nada, solo con el movimiento.  


A través de la DMT se permite al niño vivenciar su potencial creativo, desarrollar su confianza y integrar sus emociones. 

Basándose en una concepción integral del ser humano, en la Psicomotricidad se le ofrece al niño un ambiente donde el conocimiento, la emoción, el cuerpo y el movimiento pueden ser integrados, favoreciendo así su desarrollo psicomotor y socio-afectivo. También permitimos al niño trabajar con su autoconfianza y aumentar su consciencia corporal. 


La Danza Movimiento Terapia se basa en dos principios fundamentales:

1.   La conexión entre movimiento y emoción ("motion" y "emotion") por lo que trabaja con el cuerpo y su propio lenguaje. 

2.   La conexión entre cuerpo y mente . Teniendo en cuenta que nuestras emociones y pensamientos están en constante interacción con nuestro cuerpo. Si una persona vive un conflicto mental, se verá somatizado en el cuerpo; si vive un dolor físico/corporal, este se verá reflejado en el funcionamiento mental y emocional. De modo que los cambios en el movimiento provocan cambios del funcionamiento general de la persona.

Los objetivos principales a trabajar son:

-       Utilizar el cuerpo y sus expresiones no verbales como un proceso para promover la integración emocional, cognitiva y física de la persona. 

-       Emplear el movimiento expresivo, el proceso creativo , el juego y la danza como medios para trabajar con el proceso personal de integración y de crecimiento del niñ@. 

-       Modular y entonar las modalidades de relación interpersonal; mediante la exploración de los aspectos comunicativos y creativos del movimiento espontáneo e improvisado.

-       Explorar diferentes maneras de expresar y comunicar el mundo interno:  emociones, sensaciones físicas, pensamientos, necesidades... A través del movimiento y la metáfora; dotando de significado a los simbolismos del movimiento, los gestos, las posturas, las calidades de movimiento... .

-       Desarrollar el sentido del “Self” (”yo”) a través de lo corporal, entendiendo e integrando aspectos sutiles de la vida cotidiana : la respiración, el tono de voz, los gestos, las miradas, las posturas, las interacciones no verbales, las actitudes hacia el espacio, hacia los otros y las calidades del movimiento.

-       Reconocer y orientar a través del movimiento corporal, espacial y temporal: la emoción, la atención, la intención y  la decisión.

-       Desenvolver la imagen corporal  y el vocabulario no-verbal.


Se trabaja con niños con problemas:

- Retrasos en el desarrollo psicomotor.
- Hiperactividad.
- Angustias, miedos.
- Problemas de socialización.
- Problemas de aprendizaje de base emocional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada