lunes, 17 de octubre de 2016

SUBTIPOS DE TEL.






Dada la amplitud de problemas que pueden considerarse dentro de la categoría diagnóstica de trastorno específico del lenguaje, la estrategia más habitual ha sido la de buscar subtipos que  agrupan problemas logopédicos similares, intentando facilitar así la evaluación y el tratamiento de los mismos.

Teniendo en cuenta las polémicas existentes sobre el concepto de TEL y la manera de identificarlo, puedes imaginar que también han sido numerosas las clasificaciones para establecer subtipos del trastorno. De todas estas clasificaciones, la más conocida a nivel internacional es la de Rapin y Allen (1987, 1988), quienes a partir de un análisis de muchos casos clínicos distinguieron hasta un total de 6 subtipos de TEL, cuyas características se resumen en la tabla siguiente:
  •  Trastorno de la programación fonológica.
  •  Dispraxia verbal
  •  Trastorno fonológico-sintáctico
  •  Agnosia auditivo-verbal
  •  Trastorno semántico-pragmático
  •  Trastorno léxico-sintáctico. 

Subtipo
Descripción
Trastornos de la vertiente expresiva
Trastorno de la programación fonológica
- Cierta fluidez de producción, pero con articulación confusa (enunciados casi ininteligibles).
- Notable mejoría de calidad articulatoria en tareas de repetición de elementos aislados (sílabas, etc).
- Comprensión normal o casi normal.
Dispraxia verbal
- Incapacidad masiva de fluencia.
- Grave afectación de la articulación (hasta ausencia completa de habla).
- Enunciados de 1 o 2 palabras, que no mejoran en su realización articulatoria con la repetición.
- Comprensión normal o próxima a la normal.
Trastornos de comprensión y expresión
Trastorno fonológico-sintáctico
- Déficit mixto receptivo-expresivo.
- Fluidez verbal perturbada.
- Articulación de habla alterada.
- Sintaxis deficiente: frases cortas, omisión de nexos y marcadores morfológicos, laboriosa formación secuencial de enunicados.
- Comprensión mejor que expresión.
- Variables de dificultad de comprensión: longitud del enunciado, complejidad estructural del enunciado, ambigüedad semántica, contextualización del enunciado, rapidez de emisión.
Agnosia auditivo-verbal
- Sordera verbal.
- Fluidez verbal perturbada.
- Comprensión del lenguaje oral severamente afectada o ausente.
- Expresión ausente o limitada a palabras sueltas.
- Articulación gravemente alterada.
- Comprensión normal de gestos.
Trastornos del proceso central de tratamiento y de la formulación
Trastorno semántico-pragmático
- Desarrollo inicial del lenguaje más o menor normal.
- Articulación normal o con ligeras dificultades.
- Habla fluente, a menudo logorreica; puede emitir frases aprendidas de memoria.
- Enunciados bien estructurados gramaticalmente.
- Grandes dificultades de comprensión; puede haber una comprensión literal y/o no responder más que a una o dos palabras del enunciado del interlocutor.
- Falta de adaptación del lenguaje al entorno interactivo: deficientes ajustes pragmáticos a la situación y/o al interlocutor, coherencia temática inestable, probable ecolalia o perseverancia.
Trastorno léxico-sintáctico
- Habla fluente con pseudotartamudeo ocasional por problemas de evocación.
- Articulación normal o con pequeñas dificultades.
- Jerga fluente (en el niño pequeño).
- Sintaxis perturbada: formulación compleja dificultosa, interrupciones, perífrasis y reformulaciones, orden secuencial dificultoso, utilización incorrecta de marcadores morfológicos, frecuencia de “muletillas”.
- Comprensión normal de palabras sueltas.
- Deficiente comprensión de enunciados.
Tabla 1. Subtipos de TEL según Rapin y Allen (1987, 1988)

Eso sí, es muy importante que entiendas que estos problemas son los que están presentes en la mayor parte de los casos, lo que no quiere decir que todos los niños encajen perfectamente en una de las categorías

De cualquier forma, conocer estos subtipos de TEL es muy importante para los logopedas, ya que sirven para orientar la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento. Por ejemplo, imagina que  te llega un niño con un diagnóstico de "trastorno fonológico sintáctico"; a partir del mismo, ya puedes determinar que es un problema que afecta a la expresión y a la comprensión, y en el que probablemente se verán afectados la articulación de fonemas y la sintaxis, pero no el vocabulario.

Fuente: Universidad de Murcia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada