jueves, 13 de octubre de 2016

TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE. ÚLTIMAS INVESTIGACIONES.



¿Qué investigaciones se están llevando a cabo sobre el trastorno específico del lenguaje?

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) apoya una amplia variedad de investigaciones para comprender las bases genéticas del TEL y la naturaleza de los déficits del lenguaje que lo causan, y mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los niños con el TEL.
  • Investigación genética. Un investigador apoyado por el NIDCD identificó recientemente una mutación en un gen del cromosoma 6, llamado gen KIAA0319, el cual parece tener un papel clave en el TEL. La mutación contribuye al desarrollo de otras discapacidades del aprendizaje como la dislexia, algunos casos de autismo y trastornos auditivos del habla (trastornos en los cuales los sonidos del habla no se producen, o se producen o usan incorrectamente). Este hallazgo apoya la idea de que las dificultades en el aprendizaje del lenguaje pueden venir de los mismos genes que influyen en las dificultades con la lectura y comprensión de textos impresos. También se están explorando otros genes potencialmente influyentes.
  • Investigación en niños bilingües. Las pruebas estandarizadas que los patólogos del habla-lenguaje utilizan en las escuelas americanas para la detección de alteraciones del lenguaje se basan en las fases típicas del desarrollo del lenguaje en inglés. Durante estas pruebas, los niños bilingües son más propensos a obtener resultados en el rango de riesgo. Por eso, resulta difícil distinguir entre los niños que tienen dificultades para aprender un nuevo idioma y los niños con verdaderos trastornos del lenguaje. Después de estudiar un grupo numeroso de niños hispanos que hablan inglés como segunda lengua, un grupo de investigadores financiados por el NIDCD ha desarrollado una prueba de diagnóstico de lenguaje dual para identificar a los niños bilingües con trastornos del lenguaje. Actualmente se está probando en un grupo de niños de 4 a 6 años de edad y luego se ampliará a niños de 7 a 9 años de edad. El mismo equipo de investigación también está probando un programa de intervención con un pequeño grupo de niños con el TEL que son bilingües y están en primer grado, para encontrar técnicas y estrategias que les ayuden a tener éxito a nivel académico.
  • Investigaciones para el diagnóstico. Los niños con el TEL tienen problemas importantes de comunicación que son también característicos de la mayoría de los niños con algún trastorno del espectro autista, TEA (Autism Spectrum Disorders, ASD). Las deficiencias en la comprensión y la adquisición del lenguaje hablado son comunes en ambos grupos. Nadie sabe todavía si existen señales tempranas en el desarrollo que pudieran indicar o predecir los trastornos del lenguaje y que, potencialmente, permitan la identificación e intervención temprana de estos niños. El NIDCD está financiando actualmente a investigadores en busca de marcadores de riesgo asociados con el TEL y TEA, que podrían ser señal de futuros problemas en el habla y la comunicación. Los investigadores están observando un grupo de niños de 6 meses a 1 año de edad que, debido a antecedentes familiares, corren riesgo de tener el TEL o TEA. Los investigadores están recopilando datos a través de mediciones de la conducta de los niños, su capacidad de seguimiento con los ojos y sus condiciones neurofisiológicas, así como mediciones generales de su desarrollo cognitivo y cerebral. Observarán a estos niños hasta que cumplan tres años de edad para ver si existe algún indicador específico del TEL o del TEA, o que pueda predecir el desarrollo de alguno de estos trastornos. Los resultados de esta investigación podrían tener una influencia importante en el desarrollo de nuevos enfoques para la detección y el diagnóstico temprano del TEL y del TEA.
Visto en: National Institute on Deafness and Other Communication Disorders ( NIDCD).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada