lunes, 14 de noviembre de 2016

¿QUÉ ES EL TRASTORNO DE PROCESAMIENTO AUDITIVO?



El trastorno del procesamiento auditivo (también conocido como el trastorno del procesamiento auditivo central o CAPD) es una condición que hace que los niños tengan dificultad para reconocer las diferencias sutiles entre sonidos en las palabras. Esto afecta sus habilidades para procesar lo que las otras personas están diciendo. 

Los investigadores no entienden todavía en su totalidad dónde es que las cosas se dificultan entre lo que el oído escucha y lo que el cerebro procesa. Lo que sí es claro es que: los niños con TPA pueden tener dificultad en darle sentido a lo que las otras personas dicen.
Normalmente, el cerebro procesa los sonidos sin problemas y casi instantáneamente. La mayoría de las personas pueden interpretar rápidamente lo que escuchan. Sin embargo, con el TPA alguna clase de desperfecto retrasa o “revuelve” ese proceso. Por ejemplo, para un niño con TPA decirle “dime en qué se parecen el sillón y la silla” podría sonar como “Dime en qué se parecen el cañón y la villa”.
Muchas condiciones, incluyendo el TDAH y el autismo, pueden afectar la capacidad de los niños para escuchar y entender lo que oyen. Lo que hace que el TPA sea diferente es que el problema reside en la habilidad para entender los sonidos del lenguaje hablado, no el significado de lo que ha sido dicho.
Algunos educadores y otros profesionales tienen preguntas o dudas acerca de un diagnóstico de TPA. La situación es que no todos los profesionales lo ven como un trastorno específico. Hay que tener en cuenta que la profesión médica no comenzó a estudiar seriamente el TPA en los niños hasta el año 1977. Tres décadas más tarde, todavía existe mucha confusión en relación al TPA.
El número de niños con TPA es estimado dentro del dos al siete por ciento. Algunos expertos estiman que los niños tienen el doble de probabilidad que las niñas de tener el trastorno del procesamiento auditivo, pero no hay investigaciones importantes que puedan avalar esto.
CAUSAS
La causas exactas del TPA todavía son desconocidas. Las investigaciones sugieren posibles enlaces con diferentes factores. Estos incluyen: el nacimiento prematuro o el bajo peso al nacer, traumatismo craneal, infecciones crónicas del oído y el envenenamiento con plomo.
SÍNTOMAS
Hay varias clases de dificultades del procesamiento auditivo. Los síntomas pueden ir de leves a severos. Los niños con TPA pueden llegar a tener debilidad en una, alguna o en todas las áreas:
  • Discriminación auditiva: Se refiere a la habilidad para notar, comparar y diferenciar entre sonidos distintos y separados. Por ejemplo, las palabras caballo y cabello podrían sonar parecidas.
  • Discriminación auditiva figura-fondo: Se refiere a la capacidad de concentrarse en los sonidos importantes en un ambiente ruidoso. Esto sería como si usted estuviera en una fiesta y no pudiera escuchar a la persona que está a su lado porque hay demasiado ruido de fondo.
  • Memoria auditiva: Se refiere a la habilidad para recordar lo que se ha escuchado, ya sea inmediatamente o más tarde cuando usted lo necesite.
  • Secuencia auditiva: Se refiere a la habilidad de entender y recordar el orden de los sonidos y las palabras. Por ejemplo, un niño podría decir o escribir “efelante” en vez de “elefante”, u oír el número 357 pero escribir 735.
Los niños con TPA, por lo general tienen al menos algunos de los siguientes síntomas:
  • Les cuesta trabajo seguir las indicaciones orales, especialmente aquellas que contienen muchos pasos en sus instrucciones.
  • Preguntan a las persona que les habla que repitan lo que dijeron o responde con “¿qué?” o “¿cómo?”
  • Se distraen con facilidad, especialmente por el ruido de fondo o ruidos fuertes que aparecen de repente.
  • Tienen problemas para leer y deletrear, los cuales requieren la habilidad de procesar e interpretar los sonidos.
  • Tienen dificultad con los problemas de matemáticas orales (palabras.)
  • Les cuesta trabajo seguir las conversaciones.
  • Tienen muy poca habilidad musical.
  • Les cuesta mucho trabajo aprender canciones o rimas infantiles.
  • Tienen dificultad para recordar los detalles de lo que fue leído o escuchado.
Es muy difícil diagnosticar a los niños con TPA antes de los 7 u 8 años, ya que algunas de estas habilidades auditivas no se desarrollan hasta esa edad. Hay que tener en cuenta, también, que obtener un diagnóstico requiere encontrar a un audiólogo experto que esté capacitado para llevar a cabo los exámenes electrofisiológicos. Estos exámenes graban cómo el cerebro responde a los sonidos.
HABILIDADES AFECTADAS
Los expertos están de acuerdo en que los niños pueden aprender a trabajar alrededor de los desafíos que enfrentan cuando tienen TPA. Sin embargo, el TPA puede presentar dificultades a lo largo de la vida si no es diagnosticado y manejado. Aquí  algunas de las habilidades comúnmente afectadas por el TPA:
  • Comunicación: Los niños con TPA podrían no poder hablar con claridad. Ellos también podrían no pronunciar el final de las palabras y las sílabas que no estuvieran marcadas fuertemente. Ellos podrían confundir los sonidos (casa en vez de pasa) mucho después de que sus compañeros han aprendido a corregirse así mismos.
  • Área académica: Los niños con TPA, por lo general tienen dificultad para desarrollar destrezas para la lectura, ortografía, deletreo y la escritura. Aprender las vocales y el desarrollo de la conciencia fonológica, la construcción de los pasos para la lectura, podrían ser especialmente difíciles. Por otro lado, entender las instrucciones orales también es algo desafiante. Los niños con TPA tienden a rendir mejor en las clases que no necesitan mucho de la capacidad de escuchar.
  • Habilidades sociales: Los niños con TPA tienen dificultades para contar historias o bromas. Ellos podrían evitar las conversaciones con sus compañeros, debido a que es difícil para ellos procesar lo que se está diciendo y pensar en una respuesta apropiada.

Fuente: Understood.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada