domingo, 18 de octubre de 2015

DAD EJEMPLO, PADRES, NO ESTÉIS TODO EL RATO CONECTADOS AL MÓVIL.




Carlos Morán, compañero de blog de don Emilio Calatayud, nos da una serie de consejos para padres sobre la adicción a los móviles y ambos participan en esta temática tan actual y de moda que son el mal uso de los móviles.
Nos dan estos consejos:
1 Dé ejemplo. La actitud de los padres es la mejor educación que puede darse a los hijos. No esté con ellos permanentemente conectado al teléfono móvil.

2 Admita la realidad. Los críos son más hábiles que usted con las nuevas tecnologías. Controlarlos requiere estar encima.


3 Tener un aparato electrónico conlleva condiciones. Móviles y tabletas duermen en una habitación aparte.


4 Redes sociales. Prohibidas hasta los 14 años. Alerte a sus hijos del ciberacoso y del anonimato con que actúan delincuentes y pederastas.


5 Hasta cumplir 14, el móvil sólo puede usarse como teléfono y para mensajes de SMS


6 En el colegio no hace falta. Lo llevarán a la calle cuando salgan solos



7 Con los padres no hay secretos. Deben conocer las claves de acceso y, si el dispositivo tiene acceso a Internet, vigilar las páginas que se visitan.

8 Respeto. Enséñeles a no colgar fotos que puedan comprometerles y a tratar a los demás como quieren que les traten a ellos.




YA HAY MENORES QUE SE AUTOLESIONAN CUANDO SE LES QUITA EL MÓVIL.


Don Emilio advierte de que ya hay menores, principalmente niñas, que se autolesionan cuando se les quita el teléfono. Esperamos que os interese.

“La fiscalía y los juzgados de Menores de Granada ya han tenido que afrontar varios casos de adolescentes –principalmente niñas– que se han autolesionado después de que sus familias les quitasen los móviles. 

Llegan a las oficinas judiciales porque han cometido algún delito, pero en cuanto los expertos escarban un poco, aparecen los dramáticos efectos de la dependencia enfermiza de las nuevas tecnologías.

Las autogresiones son la manifestación más extrema de un trastorno, la adicción a los teléfonos, que, aunque oficialmente no existe, parece que está causando estragos. Lo “normal” –dentro de la anormalidad que supone este fenómeno– era que los yonquis de los celulares pegasen a sus padres cuando estos se decidían a prohibirles su utilización. 

Ahora, además de revolverse contra sus progenitores, se dañan a sí mismos. “Dicen que no pueden vivir sin sus teléfonos y que prefieren quitarse la vida, pero no son suicidas: son adictos. 

Y lo mismo ocurre con los que maltratan a sus padres: no son maltratadores, son adictos. Su verdadero problema es la adicción a los móviles y a Internet”, avisa Emilio Calatayud, titular del Juzgado de Menores 1 de Granada.

El conocido jurista admite con pesar que no le sorprende que haya niños y jóvenes que estén tan enganchados que amenacen con matarse si se les confisca el móvil o la tableta. “Lo vengo advirtiendo desde hace años: las nuevas tecnologías son la cocaína y la heroína de nuestros días. El teléfono móvil es una droga. Y eso es algo que estamos fomentando desde las propias familias”.

Fuente:http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada