miércoles, 3 de febrero de 2016

MINDFULNESS O MEDITACIÓN PARA NIÑOS. ACTIVIDADES DE INICIACIÓN



Los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el sueño, otros están incluso estresados. ¿Cómo ayudarlos a calmarse y relajarse?
¿Cómo lograr que se concentren en lo que hacen?
La meditación es una herramienta sencilla y eficaz, que se adapta perfectamente a las necesidades de los pequeños y les puede aportar beneficios inmediatos.
Practicando la meditación verás en los pequeños resultados como:
  • Incremento de su autoimagen positiva. Conocerán mejor sus habilidades, sus puntos fuertes y aceptarán sus limitaciones.
  • Centrarán su atención
  • Distinguirán, identificarán y gestionarán sus emociones.
  • Tomarán decisiones responsables y éticas.
  • Construirán y mantendrán relaciones sanas con los demás.
  • Empatizarán mejor, sabrán ponerse en el lugar del otro.
  • Distinguirán qué conflictos pueden resolver y cuán es la forma más eficiente de hacerlo.
A continuación te enseñaré una sencilla actividad para iniciar a los pequeños en el maravilloso mundo de la meditación o mindfulness

Meditación de la rana:

Para realizar este ejercicio no es necesario ningún material, como mucho un cojín, o una manta o toalla plegada, para sentar al niño sobre ella. Asegúrate de que ambos os encontráis en un espacio cómodo, haya el mayor silencio posible y una temperatura agradable  y sobre todo que estáis motivados y con una actitud positiva ante la actividad.
Para comenzar, le explicaremos la siguiente historia:
La rana es un animalito que puede dar grandes saltos pero también puede quedarse muy quieta, observando todo lo que pasa a su alrededor pero sin reaccionar de inmediato, respirando con mucha calma. Su tripa se hincha cuando entra el aire y se deshincha cuando sale el aire. Vamos a sentarnos y a respirar como la rana ( Lo ideal es que lo hagan sobre la manta o cojín, con la espalda recta y a ser posible, con las piernas cruzadas, aunque no es imprescindible). La ranita no se cansa y no se deja arrastrar por todos los pensamientos que se le pasan por la cabeza. Durante un rato vamos a estar quietos como una rana, notando como la barriguita se hincha un poco y después se hunde otra vez.
  • Podemos mantener los ojos semiabiertos, fijos en un punto de atención, como una vela (siempre bajo la supervisión de un adulto), o bien cerrados, como nos sea más cómodo.Como ves, es un ejercicio muy sencillo, que no requiere de material, ni preparación física ni ningún empedimento que te dificulte su práctica.
Consejos a tener en cuenta:
  • Constancia y paciencia: elige momentos fijos, por ejemplo 2 o 3 días a la semana, a la misma hora. Con unos 4 o 5 minutos es suficiente para los niños pequeños (de 4 o 5 años de edad) y entre 5 y 15 minutos los mayores. Los resultados no siempre se dan de inmediato, es con la práctica regular como se observan los mayores beneficios.

  • Lugar: cuando se está aprendiendo es aconsejable buscar un lugar tranquilo en el que no haya interrupciones. Con el tiempo, se podrán hacer los ejercicios en espacios más bulliciosos.

  • Actitud: propón la práctica con una actitud lúdica, llena de humor y de aventura pero de forma relajada. Si el niño se resiste puedes acordar hacerlo en otro momento.

  • Participación: resulta muy motivador practicar con los niños, estar ahí con ellos, viviendo una experiencia compartida. No obstante, a algunos niños les gusta practicar también en solitario.

  • Aceptación, valorar el esfuerzo, con amabilidad. Hay días que uno se siente mejor y la práctica sale “redonda”; otros, uno está mas distraído, más tenso y aparecen más dificultades. En todo caso hay que decirle al niño que se de cuenta de ello y que lo está haciendo bien, aceptando las cosas tal y como son en ese momento. “No juzguéis las experiencias de los niños, todas las experiencias están bien”.

  • Escúchales: pregúntales por la experiencia, pídeles que expresen sus sensaciones al terminar los ejercicios. Estas no son ni buenas ni malas, simplemente vivencias de cada momento. Si le apetece comentarlo bien y si no también.
Ésta esta es una de las actividades que encontrarás en el libroEDUCAR LAS EMOCIONES EN LA PRIMERA INFANCIA, el cual contiene más de 20 sesiones completas para trabajar la Educación Emocional con los más pequeños. 
Para más consulta os recomiendo visitar  maestradecorazon.com, allí encontrarás un formulario de contacto y muchas actividades que seguro te resultarán de interés.

Visto en: educapeques.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada