domingo, 19 de junio de 2016

PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES ¿ PROBLEMA O VENTAJA?




Quería compartir con vosotros este artículo , escrito por María Tapia, psicóloga sanitaria en ISEP Clinic Madrid, sobre las personas altamente sensibles y en ocasiones nos encontramos y confundimos su sensibilidad con debilidad, os invito a leerlo.
"Hace apenas un año se transmitió por televisión un recomendable documental llamado “Sensibilidad al Trasluz”. Que la mirada pública se deposite en la sensibilidad, implica un punto de inflexión en la vida de las personas altamente sensibles (PAS), ya que se trata de un aspecto poco conocido, confuso y del que apenas se habla, aún menos en televisiónLo desconocido suele generar incomprensión, y por desgracia a veces rechazo, por ello verse reflejado en un espacio que trata con tanto respeto y sensibilidad un tema tan delicado, puede suponer un gran alivio para muchas personas que se sienten diferentes sin saber por qué.
Antes de nada destacar que, cuando hablamos de personas altamente sensibles, en realidad lo hacemos de un rasgo de personalidad. No hablamos de una patología ni de un trastorno, sino de un rasgo que da forma a una manera de ser sensible, no por debilidad, sino por la capacidad de percibir. Dos de cada diez personas lo comparten, no obstante muchos ignoran la verdadera razón de su alta reactividad, física y emocional. Esto suele provocar un sentimiento de incomprensión hacia uno mismo y conducir a conclusiones erróneas y perjudiciales para el propio concepto y la autoestima.
Pero, ¿a qué se debe esta sensibilidad? Las personas PAS poseen una sensibilidad en el procesamiento sensorial que hace que sean capaces de captar más detalles de una situación. Detalles que a otra persona podrían pasarle inadvertidos, a una persona PAS no sólo no se le escapan sino que le pueden llegar a afectar, tanto para bien como para mal. Para bien porque ser capaz de percibir los pequeños detalles, permite disfrutar de la vida de una manera preciosa, única y especial. Para mal porque ser más sensible, también hace más susceptible al sufrimiento, aspecto que obliga a protegerse y cuidarse más de lo habitual.
Esto no significa que tenga que ser siempre así. No es que las personas PAS sufran sin remedio sino que, al tener un umbral perceptivo más bajo, son más reactivas a por ejemplo sonidos, olores, texturas, lugares abarrotados y bulliciosos, al caos y al desorden… Pero también, y quizá este es uno de los aspectos más importantes, son más reactivas a las emociones de los demás. Esto les convierte en personas muy intuitivas, capaces de percibir leves variaciones en el estado de ánimo y de captar sutiles diferencias que a otro podrían pasar inadvertidas. También esta alta reactividad emocional explica su capacidad para conectar con las emociones de los demás. Una asombrosa empatía que si no se administra correctamente puede ocasionar dificultades a la persona altamente sensible. Por ejemplo, tener que tomar decisiones puede suponer una labor compleja e incluso paralizante, no por no saber hacerlo, sino por la conmoción que produce considerar todas las emociones, que la elección podría desencadenar en los demás.
Suelen ser personas introvertidas, observadoras, intuitivas, cuidadosas, detallistas, perfeccionistas y autoexigentes. La creatividad y la sensibilidad por el arte y los pequeños detalles les confieren una personalidad delicada, sensible y aparentemente frágil. No obstante, no se trata de personas frágiles. Una persona PAS que se conoce y se acepta tal cual es, puede haber adquirido un dominio emocional tal que le permita gestionarse mejor que a muchas personas ante determinadas situaciones, sin que esto repercuta en su capacidad para sentir y emocionarse. A la inversa, alguien que hace atribuciones erróneas de su reactividad, y que no ha aprendido a cuidarse, regularse y aceptarse, se convierte en una persona más vulnerable a determinados trastornos psicopatológicos, especialmente trastornos de depresión y de ansiedad.
Por ello es difícil dar respuesta a la pregunta ¿problema o ventaja? Alguien que no tenga conocimiento de este rasgo de su personalidad, y asocie su sensibilidad a que es más débil, complejo o diferente, sufrirá por ello. Sufrirá también por querer ser igual a los demás, sin darse cuenta de que es en la divergencia donde radica su valor. Alguien que no sepa protegerse y manejar toda la intensidad estimular, es probable que también lo haga… No obstante, en el momento en el que se toma consciencia de ello y se aprende a gestionar, no solamente deja de ser una dificultad, si no que se convierte en el rasgo más valioso de la personalidad de las personas PAS. Conmoverse ante la agitación expresada en una obra de arte, sentir como las notas musicales erizan la piel, poder conectar con las personas de una manera sincera y profunda y apreciar los miles de matices que concede la vida, son sólo algunos de los regalos de este rasgo… sin embargo, para poderlo vivir plenamente, es necesario conocerse, respetarse, cuidarse, validarse y aceptarse. Sin miedo y con convicción."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada